Mazinger Z, el mecha pilotado por Koji Kabuto, ya había defendido Tokio de las fuerzas del mal antes de que los Transformers llevasen su guerra a la Tierra o de que Evangelion reinventase el relato bíblico incluyendo monstruos gigantes y combates colosales. Aunque ahora es muy habitual ver a descomunales ingenios mecánicos que son tripulados desde una cabina, la creación de Go Nagai inauguró este popular género japonés en octubre de 1972. Medio siglo después, las historias que involucran a super robots no han parado de evolucionar, dejando series tan memorables como Power Rangers -una occidentalización de Super Sentai Series– o películas inolvidables como Pacific Rim, de Guillermo del Toro.