La plataforma Letterboxd se ha convertido en un termómetro para conocer la opinión pública cinematográfica. Al ser consultada sobre las diez películas de DC peor valoradas su conclusión ha sido contundente.

En este grupo se pueden encontrar a Wonder Woman, Súper Girl ambas de 1984, Suicide Squad de 2016, Justicia League que vio la luz un año después, Batman y Robin de 1997 o Jonah Hex de 2010.

Tampoco escapan a la guillotina del público Superman IV de 1987, Steel de 1997, Cat Woman de 2004 y Green Lantern de 2011.

La Plataforma concluye asegurando: “Estas películas menos logradas nos recuerdan que incluso en un universo lleno de superpoderes, la verdadera fuerza reside en una narrativa coherente y respetuosa con sus personajes”.