Noé Ramón

En el mundo en continua expansión de creadoras femeninas que obtiene cada vez un mayor reconocimiento, se encuentra Ana Oncina quien en una carrera de diez años acapara algunos premios que resultan, como mínimo, sorprendentes. Por ejemplo, la revista Forbes habitualmente conocida por su lista de millonarios, la eligió en 2017 como creadora menor de 30 años más influyente de Europa, un reconocimiento del que se muestra muy orgullosa pero que todavía está intentando descifrar por qué se lo dieron. En 2015 su primer álbum Croqueta y Empanadilla recibió el premio del público del Salón de Barcelona y para cerrar el círculo, por ahora, recibió el galardón de plata del International Manga Award con su obra Friends. Ella misma explica su trabajo.

-Soy autora de cómic e ilustradora. Escribo y dibujo mis propias historias y compagino mis proyectos de cómic con otros como ilustradora.

-Supongo que entre la lista de premios estarás orgullosa del que te otorgó el público en el Salón del Cómic de Barcelona en 2015, que además está considerada la cita más importante de las que se celebran en España.

-Fue toda una sorpresa porque era mi primer cómic y no me lo esperaba para nada. Además, el premio es muy guay porque fue la gente la que me votó, a diferencia de los otros que son decididos por los profesionales del sector. Por eso me parece especial.

-¿Cuál crees que es la razón que puede estar detrás de que los aficionados te hayan votado?

-Diría que es la forma en como reflejo lo cotidiano y con la que mucha gente se siente identificada.

-¿Entonces no crees en los superhéroes?

-Sí creo, pero no es mi terreno ni soy lectora de superhéroes. Tengo mucha influencia manga porque era lo que más leía de niña y ahora está volviendo a aparecer en mi última etapa.

-Es curioso porque eso le ocurre a muchos autores. De jóvenes devoran manga, luego reniegan un poco de ese estilo pero con el tiempo vuelve a resurgir esa influencia. Incluso te dieron un premio en Japón.

-Sí, el de plata de la última edición del International Manga Award, que tampoco lo esperaba. Mi editorial presentó mi cómic y pensaba que no saldría nada de ahí, pero luego me dijeron que me habían escogido entre más de 500 obras y fue increíble. Además tuve que ir a Japón a recogerlo, fue una pasada.

-¿Entonces vuelves al mundo manga aunque sea esporádicamente?

-Son distintas etapas. Primero como dije empecé con el manga, luego derivé hacia un estilo híbrido entre europeo y americano pero con el tiempo te aceptas a ti misma y te das cuenta de que dentro del manga hay géneros súper distintos, artistas muy potentes y estilo característicos. Llevo diez años profesionalmente dedicada a esto y creo que he evolucionado bastante y sigo encontrándome conmigo misma.

-¿Puedes vivir exclusivamente del dibujo?

-Sí, desde 2014 pero ganar dinero exclusivamente dibujando cómics es muy difícil en España por eso hago otros trabajos como ilustradora, además de tener una tienda online y un Patreon, una web de mecenazgo, donde publico mis cómics mensualmente. Lo importante es poder pagar las facturas.

-¿Y qué me dices del premio Forbes en 2017 que resulta un tanto sorprendente?

-Fue muy curioso y la verdad es que todavía no entiendo mucho porqué me lo dieron pero es que dentro de sus listas hay varias disciplinas, no solo la de los principales millonarios del mundo que es la más conocida. En la de creación no sé muy bien en qué se basaron pero me eligieron como la más influyente de Europa con menos de treinta años. Fue una sorpresa, se originó mucho revuelo y dio visibilidad a mi trabajo.

-¿Ha habido algún caso parecido en España? ¿En qué consistió el premio?

-Me suelen invitar charlas y actos en diferentes partes del mundo pero te lo tienes que costear tú. Más allá de esto, significó muchísima repercusión y visibilidad a mi trabajo, que ya es bastante.

Estudiaste animación pero nunca has llegado a dedicarte a hacer películas. ¿Estarías interesada?

-Me especialicé en animación en la Facultad de Bellas Artes pero saqué mi primer libro antes de acabar la carrera y entonces ya me enfoqué por ese lado. Lo que estudié en la Universidad es diferente y supone un importante sacrificio y no sé si ahora me apetecería hacer animación pero dentro de algunos años me encantaría ver a mis personajes en movimiento.

-Otro dato llamativo de tu carrera es que la editorial La Cúpula te llamó al día siguiente de enviarles tu álbum Croqueta y Empanadilla mientras que otros autores tienen que esperar meses, años… o nunca.

-Sí, también me sorprendió, no esperaba que me llamara nadie tan rápido. Estaba trabajando de camarera cuando me dieron la noticia y fue increíble aunque nunca sabes cómo va a funcionar al ser una editorial modesta. Pero todo fue muy rápido y las ventas han sido muy buenas, de hecho vamos por la edición número quince. Es el trabajo más popular de todos los que he hecho.

-El álbum recoge anécdotas reales entre tú y tu pareja. ¿No se ha molestado él por algo que hayas sacado?

-Son anécdotas reales, pero con un humor muy blanco, no hay conflicto alguno. De hecho una de las mejores cosas que pasa con este cómic y que no es intencionada, es que lo lee gente de todas las edades. Es un público muy variado porque no hay nada raro.

-Me da la impresión de que te inspiras mucho en los viajes.

-Me he autoeditado algunos libros de viajes. Me divierte llevarme libretas donde voy narrando las experiencias que vivo y además la autoedición también me gusta mucho.

-¿Conoces el Libro Blanco del Cómic que sacó hace algunos meses el Ministerio de Cultura en el que se retrata la situación del mundo del cómic español? ¿Qué opinas?

-El libro me parece muy interesante y necesario. Los datos y cifras permiten entender cómo funciona el mercado del cómic y la precariedad que tenemos muchos de los autores. Al igual que cualquier otra actividad artística, lo habitual es que los creadores estén malviviendo, por eso me siento afortunada aunque no sea una top ventas, pero me mantengo en el tiempo y también sé buscarme la vida haciendo muchos proyectos por mi cuenta, como Patreon o la tienda online con mis ilustraciones.

-¿Y en cuánto al tema de la Inteligencia Artificial (IA) cuál es tu opinión?

-La veo como una mezcla de herramienta que puede ser útil y una amenaza que debe ser regulada, en cuanto que se nutre de imágenes que tienen su propiedad intelectual y que son apropiadas desde internet. La IA no es algo que cree por si misma sino que utiliza el material de otros. A día de hoy la verdad es que no me interesa como herramienta pero en un futuro y de forma regulada quién sabe. Mi principal interés ahora, es evolucionar y avanzar como artista y enfrentarme a nuevos retos.